12 de abril de 2016

Un 12 de abril de 1961, el soviético Yuri Gagarin entraba en el espacio exterior. Quizá se sintiera solo allá arriba, pero sabía que la suya era una hazaña colectiva. Cincuenta y cinco (55) años después, el individualismo, la atención al propio interés, descuidando el de los demás, parece estar en boga, sobre todo entre los dirigentes. Los «papeles de Panamá», los campos de concentración de refugiados, la dejación de funciones de quienes deberían asumirlas contribuyen a escribir el letrero que Orwell puso en su Granja: «Hay algunos más iguales que otros».