16 de junio de 2020

Mediaba junio de 1381 y decenas de miles de personas habían llegado a Londres en lo que hoy se conoce como «Peasants’ Revolt» o revuelta campesina. Mediando el mismo mes de junio, aunque quinientos noventa y cinco (595) años después, en la sudafricana Soweto, otra manifestación terminaba también en un baño de sangre. En ambos casos la injusticia era insufrible. Los brotes y rebrotes de la peste bubónica, en uno, y de la peste racista, en otro, a la par que políticos grises, partidistas, egocéntricos y mezquinos propiciaron ambos dramas.