30 de septiembre de 2020

Cuentan las crónicas que tal día como hoy en 1520, hace quinientos años, se convirtió en sultán del imperio otomano Süleyman, conocido en estos lares como Solimán el Magnífico y en el mundo árabe como Süleyman Kanuni, el legislador. Mecenas de la arquitectura y de las letras, por aquí suenan sus campañas de expansión territorial y poder en el Mediterráneo y en parte del Índico. En la franja entre el Mar Negro y el Caspio, se le recuerda por haberse repartido con el entonces sha de Persia la meseta Armenia, donde hoy andan a la greña Armenia y Azerbaiyán.