21 de enero de 2020

En este gélido día en el que la iglesia católica recuerda a la casta Santa Inés, se inaugura en Zaragoza la Feria del Mueble, un provechoso encuentro. Bastante menos real, pero más peligroso es el que hoy también comienza en Davos. Allí los plutócratas del mundo, aislados como siempre del común de los mortales, quieren tratar “un futuro más sano”, “una economía más justa” o “una tecnología para lo bueno” mientras modelan el bello capitalismo participativo, del que todos nos vamos a beneficiar. Me pregunto qué les ciega ¿el cinismo o la estulticia?